cabecera

pagina_principal

Riosucio
 

INTRODUCCIÓN

1
La constelación de Orión sobre Riosucio
(24 de julio de 2014, 5:40 am)

El acervo documental que se reúne en la presente actualización hace parte de una investigación realizada en ejecución de un proyecto financiado por el Municipio de Riosucio (Caldas) entre los años 2013 y 2015. Los contenidos son de la responsabilidad del compilador, quien agradece al señor Abel David Jaramillo, ex gobernador del Resguardo Indígena de San Lorenzo y actual Alcalde Municipal, por la oportunidad brindada al suscrito para sumergirse en la dilatada y sin par historia de Riosucio y de la provincia de que hace parte, tratando así de contribuir con ello a la explicación integral del presente. Al público, la seguridad de que, con las limitaciones en la formación académica, se ha tratado de acertar hasta donde ha sido posible.

Luis Javier Caicedo
Asesor de la Alcaldía de Riosucio
Para el ordenamiento territorial

Riosucio, diciembre de  2015

 

LA PROVINCIA DE ANSERMA COMO EJE ARTICULADOR
DE LA HISTORIA DE RIOSUCIO Y DEL OCCIDENTE CALDENSE
2

  1. La Provincia de Anserma como eje articulador de la historia de Riosucio y del Occidente Caldense

 

Una de las dificultades para abordar la historia del Municipio de Riosucio, Caldas, consiste en que aunque el nombre del río y del territorio viene desde 1538, la población llamada “Riosucio”, al pie del cerro Ingrumá, sólo es fundada el 7 de agosto de 1819; motivo por el cual ha sido tradicional que esta fecha, tan vinculada además al inicio de la época republicana del país, se tome como el punto de partida para hacer el relato de la historia local, tendiendo un manto de olvido sobre los tres siglos anteriores.

Otra de las dificultades radica en centrarse, precisamente, en la historia local, sin abordar el contexto geográfico e histórico regional donde se ubica el Municipio, contexto que es el que le otorga sentido a su conformación territorial, político-administrativa y socio-cultural.

Una tercera dificultad reside en que la unidad político-administrativa a que actualmente pertenece el Municipio (el Departamento de Caldas), con el fortísimo proceso histórico-social que le dio origen en 1905 (la Colonización Antioqueña), ha generado la creencia de que el territorio comprendido entre Marmato y Anserma Viejo hacen parte de la región paisa, cuando en realidad desde 1540 hasta el citado 1905 hizo parte del Gran Cauca, no habiendo pertenecido nunca a Antioquia.

De ahí que para abordar de manera integral la historia de Riosucio se hace necesario acudir en auxilio de una noción articuladora con territorios y procesos más amplios. Desde el punto de vista geográfico, ambiental y arqueológico, esa noción podría ser la “Región del Cauca Medio” (o Región de Bredunco, como la llama Lorenzo Uribe Sanint, siguiendo a León de Greiff), que corresponde al curso medio del río Cauca, como se aprecia en el siguiente diagrama:

3
Pero esta noción centrada en el río no constituye hoy por hoy un referente colectivo fácil de identificar, a diferencia del Magdalena Medio o del mismo Bajo Cauca, porque a su paso por el Departamento de Caldas el río Cauca no integra sino que marca una brecha entre dos historias y dos poblamientos completamente distintos entre sus dos orillas.

Más útil resulta, entonces, hacer uso de la figura político-administrativa de la “Provincia de Anserma”, la cual abarcó la orilla izquierda del río Cauca, al norte de la Gobernación de Popayán, durante toda la época de la Colonia (1540-2010). Después de la Independencia (1825) esta provincia se divide en dos unidades administrativas: el  cantón de Anserma y el cantón de Supía, y así funcionó  hasta la Guerra de los Mil Días (1899-1902). En 1905, cuando en el gobierno de Rafael Reyes se crea el Departamento de Caldas, el Cantón de Supía se convierte en la Provincia de Marmato, con capital en Riosucio.

De ahí que para los 300 años que duró la Colonia Española, la historia de  Riosucio hace parte de la historia de la antigua Provincia de Anserma. Insistiendo, claro está, en aclarar que es la historia del territorio, porque el pueblo como tal apenas viene a ser fundado en 1819.

  1. Conquista y fundación de la Ciudad-Provincia de Anserma

 

A la llegada de los españoles, el territorio de la Provincia de Anserma estaba habitado por no menos de 27 naciones o tribus. Sus nombres los conocemos porque aparecen en una lista de pueblos de indios dados en encomienda, formada apenas veinte años después de la fundación de Anserma:

Carpa
Supía
Upirama (Opirama)
Ipa
Ocanchacara
Napura (Mápura)
Irra
Tabuya
Guática
Tusa
Indipia
Curumbi
Curupancha
La Provincia
Cumba
Andica
Chátaga
Ocanchare
Guacaica
Apía
Pirsa
Gorrones
Umbría
Guarma
Chatapa
Sima
Chancos (NOTA 1)

Los españoles les dieron a estos pueblos el nombre genérico de “Ansermas”; pero en realidad no formaban una nación unificada. Sin embargo, se hallaban en proceso de unificación. De acuerdo con los relatos del conquistador Robledo, los principales caciques de los Ansermas, contra quienes él guerreó, se llamaban Ocuzca (al parecer del lado de La Montaña o Riosucio) y Humbruza (del valle del río Sopinga o río Risaralda). Estos eran aliados del cacique Cauromá de Caramanta, y enemigos del cacique Cananao de Irra.

Es bueno dejar sentado de una vez que estos indígenas, a diferencia de los Quimbayas, Carrapas, Armas, Picaras, Paucaras, Pozos y Armas de la orilla derecha del río Cauca, no se extinguieron; aunque casi, porque en 1582 apenas quedaban en la Provincia de Anserma entre 800 y 1.500 indios de 40.000 que se calcula había en 1539 (NOTA 2).

Volviendo al siglo XVI, la provincia de Anserma fue recorrida por primera vez por Sebastián de Belalcázar (1536), luego por Juan Vadillo (1538), después por Juan Graciano y Luis Bernal  (primer semestre de 1539) y finalmente por Jorge Robledo (segundo semestre de 1539 y1540).

La fundación de la ciudad de Anserma y la conquista del territorio de toda la provincia corrió por cuenta de Jorge Robledo, quien fue capitán, sucesivamente, de Belalcázar, de Lorenzo de Aldana, de Juan de Andagoya y nuevamente de Belalcázar.

Las primeras tropas que entraron a esta zona venían del Perú, comandadas por Sebastián de Belalcázar, quien llegó en mayo de 1936 por las tierras de los indios Umbras (hoy municipios de Belalcázar, Anserma y Belén de Umbría) y bajó por el río Cauca (todavía sin nombre español) por lo menos hasta Supía (Cieza dice que hasta Cartama, hoy Valparaíso, Antioquia). Belalcázar le da a esta provincia el nombre de “Anserma” (de la palabra indígena “anser”, que significa sal), pero sin fundar todavía ninguna ciudad, devolviéndose muy pronto al Valle de Lili, donde funda Cali el 25 de julio del mismo año.

El 24 de enero de 1538 se internó en la desconocida Tierra Firme desde Urabá el licenciado Juan Vadillo, gobernador ilegítimo de Cartagena, con una expedición de 200 soldados españoles, más de un centenar de negros e indios, cuatro curas y 300 caballos. Pasó por la serranía de Abibe, las minas de Buriticá, el pueblo de Cori (Andes) y la montaña de Caramanta. El 14 de agosto de 1538 arribó a la parte alta de lo que hoy es el territorio del Municipio de Riosucio (Resguardo de San Lorenzo). Después de descender a la Vega de Supía, pasó al Valle de los Pirzas, surcado por el río Imurrá, que él llamó Riosucio, donde encontró el pueblo indígena  de Birú (cerca de Bonafont, Riosucio). En este pueblo se enteró que hacía dos años ya habían pasado otros españoles por ese territorio, y que habían dejado atrás las minas de Cuir Cuir (probablemente Marmato). Allí acampó un mes y luego de diezmar cruelmente a los nativos siguió hacia Guacuma (Quinchía). De allí subió por las orillas del río Cauca hasta Cali, adonde llegó el 24 de diciembre, encontrándose con las tropas peruanas de Belalcázar, en ese momento al mando de Lorenzo de Aldana. En Cali se desbarató la expedición de Vadillo, pero con la información que traía esta tropa Aldana planificó la conquista de Anserma y de Buriticá. En este encuentro de tropas se concluye que el río Cauca es distinto del río Magdalena y del Atrato.

Al año siguiente Lorenzo de Aldana comisionó al capitán Jorge Robledo para que conquistara la Provincia de Anserma y fundara en ella una ciudad con el nombre de “Santa Ana de los Caballeros”. En abril Robledo salió de Cali, pero cuando iba llegando a la provincia de Anserma se encontró con una tropa de 100 españoles al mando de Juan Graciano y Luis Bernal, quienes venían de Cartagena en persecución de Vadillo. Para que los cartageneros no se apoderaran del territorio, Robledo se apresuró a fundar la ciudad de Santa Ana el 15 de agosto de 1539 en un pueblo indígena llamado Guarma (tal vez en el actual municipio de Belalcázar), aunque pocos días después fue trasladada a la loma de los Umbras, donde permanece hasta ahora como Anserma-Caldas.

En 1540 otro conquistador, Pascual de Andagoya, gobernador de la Provincia de San Juan (Buenaventura), quiso apoderarse de la provincia de Anserma, e incluso le puso el nombre de San Juan a la ciudad fundada por Robledo. Pero al siguiente año regresó de España Sebastián de Belalcázar, expulsó a Andagoya y le dio a la ciudad el nombre definitivo de Anserma. Por eso la primitiva ciudad tuvo cuatro nombres en tres años: Umbra, Santa Ana de los Caballeros, San Juan y Anserma, y por lo mismo Jorge Robledo tuvo tres jefes (Belalcázar, Aldana y Andagoya).

Si vaciamos la información precedente sobre un mapa de Riosucio (en este caso uno tomado del Plan de Desarrollo Municipal de Riosucio, 1977) podemos ver de manera gráfica las rutas de los conquistadores por el territorio del actual municipio:

4
Rutas de los primeros españoles que pasaron por Riosucio
(o más propiamente por la provincia de Anserma)

 

  1. Funcionamiento de la Provincia de Anserma

La Ciudad de Anserma quedó incorporada a la Gobernación de Popayán desde 1540, cuando el rey de España creó esta gobernación separándola del Perú y concediéndosela a Belalcázar.

Es muy importante anotar que en esa época la fundación de una ciudad no era la de un caserío, sino la de una provincia de gran extensión que usualmente tomaba el nombre de la capital. En este sentido Anserma era una Ciudad-Provincia. Por eso la jurisdicciòn original de la ciudad de Anserma iba desde el Nevado del Ruiz hasta el Cerro Tatamá en límites con Chocó y desde el pueblo de los Gorrones (hoy Trujillo, Valle) hasta Buriticá (cerca a Santafé de Antioquia). Pero en tres años se estabilizó en la orilla izquierda del río Cauca hasta la desembocadura del río Arquía (que hoy delimita a Caldas con Antioquia), a medida que se fueron fundando las otras ciudades al oriente y al norte.

5

También conviene explicar que las primeras ciudades españolas no eran sólo centros administrativos sino que cumplían también una función militar como cuartel de dirección de la guerra de conquista. Anserma se fundó a la manera de los castillos medievales en lo alto de una loma y con una sola vía de acceso. Desde esta posición se divisaba quién venía por el río Cauca, por el río Risaralda y por la ruta de Quinchía, a la vez que su posición facilitaba la defensa de la ciudad.

Igual es necesario aclarar que en el Cauca Medio, o lo que luego sería el Viejo Caldas, los españoles sólo hicieron tres fundaciones de ciudades: Anserma (fundada el 15 de agosto de 1539 por Robledo, comisionado por Aldana); Cartago, donde actualmente queda Pereira (fundada el 14 de agosto de 1540 por Robledo a iniciativa propia), y Arma, actualmente corregimiento de Aguadas (fundada en 1542 por Miguel Muñoz, siguiendo órdenes de Belalcázar). En el intermedio entre Cartago y Arma, Robledo avanzó al norte y fundó Antioquia en 1541, con el objeto de dominar las minas de oro de Buriticá.

Finalmente hay que tener en cuenta que todas estas ciudades cambiaron de ubicación: Cartago fue trasladada en 1691 para la ribera del río La Vieja (como decir de Pereira al Cartago actual del norte del Valle del Cauca); Anserma fue trasladada en 1722 para Ansermanuevo (de Anserma Viejo, Caldas, al norte del Valle del Cauca, cerca a Cartago); a Arma le quitaron el título de ciudad y se lo pasaron a Rionegro (Antioquia), y finalmente Antioquia se reubicó para la orilla del río Cauca.

En el caso de la Provincia de Anserma hay que tener en cuenta, entonces, que los territorios de La Montaña, Quiebralomo, Supía y Marmato fueron gobernados desde Anserma Viejo entre 1539 y 1722, y después de este año desde Ansermanuevo. Esto implicó un gran alejamiento con la capital de la provincia, por lo que para finales del siglo XVIII la ciudad de Anserma tenía dos alcaldes para su administración: uno que mandaba el sur, desde Ansermanuevo hasta la desembocadura del río Sopinga en el río Cauca (el actual puerto de La Virginia), y otro que se encargaba desde este sitio, siguiendo por Anserma Viejo hasta Marmato, despachando desde la población de Sevilla en la Vega de Supía.

 

NOTAS

Nota 1

Al describir los pueblos situados alrededor de la ciudad de Anserma, Robledo escribió:

“Están, a la parte donde nasce el sol, los pueblos de Irra, e Angasca, e Guacayca, e Aconchare e otros muchos, a cuatro cinco leguas de la ciudad. Está, a la parte del Poniente, Guarma, el valle de Apía, Chatapa, Andica, Humbría y la provincia de Taupa; fuera destas, hay otras provincias, que son anexas a esta ciudad, que son Carantama [Cartama] e Caramanta e otros pueblos que están así apartados” (Robledo: “Descripción de los pueblos de la provincia de Anserma”, 1543).

Pocos años después, la “Relación de Popayán y del Nuevo Reino” de 1559-1560 (en Cespedesia, revista de la Universidad del Valle, Nos. 45-46, suplemento No. 4, enero-junio de 1983) da cuenta de 18 encomiendas en la provincia, 30 pueblos de indios adscritos a ellas (Supías y Apías fueron repartidos entre dos encomenderos) y las dos provincias insumisas mencionadas. Los nombres eran:


Carpa
Supía
Upirama (Opirama)
Ipa
Ocanchacara
Napura (Mápura)
Irra
Tabuya
Guática
Tusa
Indipia
Curumbi
Curupancha
La Provincia
Cumba
Andica
Chátaga
Ocanchare
Guacaica
Apía
Pirsa
Gorrones
Umbría
Guarma
Chatapa
Sima
Chancos


Por su parte, Juan Friede, en el libro Vida y luchas de don Juan del Valle, primer obispo de Popayán (Popayán, 1961) trae la siguiente lista de pueblos encomendados:

En la provincia de Anserma:


Umbría
Chatapa
Opirama
Piojo
Tucifra
Zupinga
Ila
Pueblo de La Vieja
Mapura
Tabuya
Guática
Irra
Pueblo de Alonso
Tuza
Apía
Andica
Aconchare


 

En la provincia de Pirsa, Supía, Apía, Cimba y Gorrones:

Supía (de supías)
Cimba
Apía
Pirsa
Supía (de supíos)
Tutuy
Apayathe
Pito
Gorrones
Curumbi
Guarma

 

Nota 2

“Los indios de cuando entraron los españoles eran muchos y grandes señores, porque solo esta provincia de Anserma tenía más de cuarenta mil indios; pero hanse asolado por juicio secreto de Dios, de tal suerte que no hay ochocientos indios, y como la riqueza de las minas es grande, han metido grandes cuadrillas de negros y es de suerte que entre veinte y cuatro vecinos habrá más de mil esclavos en las minas” (Relación de Popayán, 1582, por fray Jerónimo de Escobar; en: Cespedesia, revista de la Universidad del Valle, Nos. 45-46, suplemento No. 4, enero-junio de 1983).

“El pueblo [de Anserma] está poblado en una loma no muy grande y no tiene el pueblo más de una calle; hay once encomenderos; habrá en toda la provincia mil y quinientos indios escasos” (Memoria sobre Popayán, 1583, de Francisco Guillén Chaparro; en: Cespedesia, revista de la Universidad del Valle, Nos. 45-46, suplemento No. 4, enero-junio de 1983).

400 años después de la llegada de los españoles, el profesor Luis Duque Gómez, del Instituto Etnológico Nacional, hizo en 1943 el primer estudio antropológico del Occidente del Viejo Caldas, llegando a esta conclusión: Puede decirse, sin lugar a dudas, que más de un 60% de la población del Occidente de Caldas es indígena. Efectivamente, existen en esta región verdaderos baluartes de la raza nativa, tales como Riosucio, Quinchía, Guática, Mistrató o Arrayanal, San Antonio del Chamí, Pueblo Rico y otras localidades. Allí viven en la actualidad agrupados en comunidades y parcialidades, los descendientes directos de los Pirsa, Guática, Kinchía, Apía, Irra, etc. (…) El indio encontrado por los conquistadores españoles cuando pisaron por primera vez el territorio de lo que constituye hoy el departamento de Caldas, vive todavía” (Luis Duque Gómez, “Grupos sanguíneos entre los indígenas del Departamento de Caldas”, en: Revista del Instituto Etnológico. Bogotá, 1945, págs. 623 y 625, subrayas fuera del texto).

Dibujo
Mapa de los pueblos originarios del Viejo Caldas. Fuente: Centro de Museos-Universidad de Caldas y Asociación Aeropuerto del Café. La historia muy antigua del municipio de Palestina (Caldas). Manizales, 2011. La ubicación de Marmato es agregado nuestro.